Francesco Ruberto – Asociación PROJUVEN

¿Usas medios digitales y redes sociales durante tu trabajo diario en la organización?

Sí, lo primero que hago al levantarme es comprobar mi “Google  calendar” y ver mi programación del día, reuniones, llamadas planeadas por Skype y fechas límite. Después, compruebo mi bandeja de entrada de e-mails y respondo a los que no he contestado. Así que todos mis días empiezan usando tecnologías digitales y con un vaso de “espresso” italiano al lado de mi portátil.

En nuestra organización (Asociación PROJUVEN), yo y el resto de voluntarios usamos “Google drive” para compartir carpetas, guardar documentos y tenerlos siempre disponible en cualquier parte del mundo.

Además, cuando colaboro con otros trabajadores juveniles o voluntarios de organizaciones del extranjero, uso “Google Drive Docs” para editar conjuntamente, es decir, trabajar juntos en el diseño de un proyecto y ser capaz de editarlo online. El editado conjunto online nos permite comprobar las actualizaciones y cualquier cambio en tiempo real y ayuda a simplificar nuestro trabajo y colaboración.

El uso de las redes sociales en nuestra organización es central y estratégico para nuestra misión y objetivos a largo plazo. De hecho, sólo a través de las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter) podemos alcanzar nuestro grupo objetivo directamente, es decir, los jóvenes. La gente no pincha en páginas web pero sí en publicaciones cortas con fotos, vídeos y preguntas que atraen su atención e interés y sólo las redes sociales tienen estas características.

¡Indudablemente puedo decir que mi vida de trabajador juvenil es más fácil con herramientas digitales!

¿Quién es un voluntario digital? ¿Qué necesita aprender un voluntario digital?

Voluntario digital es una persona que usa todos los recursos y tecnologías digitales que el mercado ofrece para el beneficio de la organización que representa y para la realización de proyectos sociales.

Básicamente un voluntario digital debe tener fluidez usando todo tipo de software, aplicaciones y herramientas que puedan facilitar y ayudarle a distribuir un proyecto y realizar un trabajo social en su comunidad local. Un voluntario digital debe adaptarse a los actuales cambios de nuestro tiempo y comprender que en un mundo donde todo está estrictamente conectado con la tecnología y totalmente digital, no tener habilidades digitales básicas significa no ser capaz de reunir las necesidades de todas las personas para las que trabaja la propia organización.

¿Cómo las habilidades digitales podrían ayudar a un voluntario o empleado de una ONG a gestionar un proyecto social?

Indudablemente, las habilidades digitales podrían apoyar y ayudar a un voluntario a distribuir un proyecto a tiempo y con buena calidad. Desafortunadamente, se sabe que algunas ONG una vez que tienen aceptada su propuesta y reciben el dinero no saben gestionar correctamente un proyecto. Toda esta situación, deriva en proyectos a veces incompletos, con resultados negativos y con las necesidades del grupo objetivo insatisfechas. Esto pasa porque los representantes sin ánimo de lucro no prestan atención y no dan los suficientes recursos y tiempo para el entrenamiento de sus voluntarios y personal. Hoy en día, liderar y gestionar un proyecto efectivamente significa tener buenas habilidades gestionando proyectos y habilidades digitales. Éste último, es válido y valioso especialmente para organizaciones que trabajan para los jóvenes, donde es claramente evidente que la juventud pasa más tiempo en las redes sociales e Internet que en la calle.

Finalmente, puedo decir que una organización que trabaja para la juventud no puede tener trabajadores o voluntarios sin el conocimiento de las habilidades digitales básicas, si no se estaría perdiendo la misión de la organización y su propio grupo objetivo.

En tu opinión, ¿Cómo las organizaciones sin ánimo de lucro hacen frente a la transformación digital? ¿Qué más podemos hacer o mejor?

En cualquier revolución, como en la digital que está sucediendo ahora, tenemos siempre gente que la siguen y gente que no son capaces de reconocerla a tiempo. De este modo, grandes organizaciones sin ánimo de lucro como Red Cross, Amnesty International, Greenpeace etc. están totalmente digitalizadas y tienen departamentos internos dedicados completamente al uso de tecnología digital para la organización de campañas y para alcanzar los objetivos de la organización. Entonces, ellos pueden entrenar y guiar a todos sus filiales del mundo. Puede hacerlo porque cuentan con unos grandes recursos económicos pero las organizaciones pequeñas no pueden seguir estos pasos.

Una organización pequeña no puede invertir presupuesto en el entrenamiento de sus trabajadores para usar herramientas digitales, pero lo que puede hacer es coger el ejemplo de buenas prácticas y tecnología libre implementada y lista para usar por las grandes organizaciones sin ánimo de lucro. De hecho, muchas herramientas digitales muy útiles para trabajos sin ánimo de lucro son libres de licencia y a un clic de su uso.

Así que lo que tienen que hacer los trabajadores juveniles es muchas veces muy simple, sólo conectar su propio teléfono o portátil y seguir tutoriales de vídeo o simplemente leer y descargar una guía digital o cursos electrónicos gratuitos.

Otro camino que pueden seguir estas pequeñas organizaciones sin ánimo de lucro es solicitar proyectos financiados por la UE que les puedan permitir tener los recursos necesarios para invertir en la formación de sus voluntarios en el uso de herramientas digitales o simplemente acatar otros proyectos realizados por otras organizaciones y convertirse en accionista o usuario de el proyecto.

Invito a todos los lectores de esta entrevista y personas interesadas en adquirir habilidades digitales para dirigir proyectos a seguir los cursos electrónicos de “ eSkills for Volunteers” los cuales están disponibles gratuitamente y abiertos a todo el mundo.